Usuario: Contraseña:
# | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
WEBS AMIGAS
Letras de Canciones de Walter Olmos, Biografia y albums de Walter Olmos

Letras y biografía de Walter Olmos

n/a, n/a
Imprimir Walter Olmos
Videos musicales y videoclips de Walter Olmos

 

BIOGRAFIA DE Walter Olmos


El 8 de septiembre de 2002, con sólo 20 años Walter Olmos partió hacia la eternidad
Walter: Te deseamos que en la eternidad tengas la tranquilidad, el bienestar y la lealtad que tanto buscaste en vida y tanto te costó encontrar.

Hacía mucho tiempo que ya habían quedado atrás las jornadas lustrando zapatos, durmiendo sobre cartones o cuando transitaba senderos indeseables para cualquier hombre de bien. Cuando partió era indiscutidamente un consagrado dentro de la música popular argentina. Su provincia, la que lo vio nacer y a la que en todo momento quería volver, lo nombre Ciudadano destacado.

En sus 20 años vividos en forma apasionada y tormentosa, forjó un fuerte carácter. En su carrera artística, había sido adoptado como ahijado otro inmortal, Rodrigo Bueno, El Potro. El Potro lo había elegido por para seguir desparramando cuarteto a diestra y siniestra

No lo conocí, sin embargo me animo a decir que era todo un hombre. Que había aprendido las cosa más importantes de la vida. Creo que tuvo la suerte de haber sido elegido, también, para ser protagonista de uno de los hechos más importante en la vida del Hombre: Enamorarse. Vanesa era su amor y él con sus escasos 20 años defendió a su mujer y a ese amor que protagonizaban con todas sus fuerzas. Con errores también, pero con un grado de madures asombrosa que le permitió desandar el camino errado

Tal vez, la inconciencia de aquel niño que en su momento no pudo jugar, se apoderó de él esa noche. Tal vez la inconciencia de ese niño no pudo comprender qué tenía en la mano. La bala mató.

A quienes no lo conocíamos, nos dejó lo mejor de él, su alegría de vivir, su música, su ritmo...

Seguramente a quienes lo conocían les dejo cientos de huellas que sólo los hombre de bien saben dejar.